¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

La Furia

LA FURIA

Por María Celia Costanzo

 

¿Que es la furia? Para mí es la forma más violenta de dar una respuesta a un hecho particular que despierta  una reacción negativa (léase enojo) de nuestra parte. ¿Tiene sinónimos? Sí, la ira, cólera o rabia tal vez sean los más acertados. Analicemos ahora las distintas respuestas que el ser humano tiene ante este sentimiento.

 

Hay varias formas de expresar la furia, la más común y posiblemente la más saludable sea en el momento mismo del hecho. Esto es, que el individuo afectado dé a conocer al otro que su actitud realmente le ha molestado y alterado en gran forma, que tiene grandes deseos de atacarlo física y verbalmente, e incluso hasta de matarlo. Lo más probable es que su educación ciudadana no se lo permita,  excepto en forma verbal con  frases más o menos violentas. Aunque también podría darse el caso de que los límites del agredido no sean tan tibios y desee tomar el caso por mano propia, haciendo justicia en el mismo  lugar del hecho, hiriendo, mutilando o aún matando al agresor.

 

Otra posibilidad es dejar la situación anterior en standby, en lugar de darle término en ese mismo momento, y llevarla ante la justicia, para que un tribunal juzgue si realmente el hecho acontecido merece un castigo más importante. O sea, no tomar justicia por mano propia, sino dejarlo en manos de un tribunal. Se corre el riesgo sin embargo de que el tribunal por alguna razón que desconozcamos, juzgue a favor del agresor, lo cual nos deja con el agredido tan furioso como al principio, o incluso aún mucho más.

 

Seguramente la peor forma de manejar la furia es no demostrarla nunca, no dejarla salir, sino enviarla hacia adentro, donde aumenta y se retroalimenta de sí misma hasta transformarse en un monstruo indomable, sujeto por cadenas en el subconsciente donde permanece latente hasta que un simple hecho trivial para otros, corta esas cadenas que la mantenían sujeta y ésta sale despedida con toda su fuerza, no en respuesta a ese hecho en particular, sino a la sumatoria de todos los hechos separados que la han ido alimentando durante largos años. Esta forma de manejar la furia es autodestructiva para la persona, que quizá no se ha sentido segura o con la fuerza suficiente como para poder expresarla de una forma adecuada y entonces la guarda para sí.

 

Esa furia acumulada, alimentada y agigantada durante tanto tiempo en el inconciente da lugar al deseo de venganza, donde el agredido crea y recrea una y otra vez en su mente una acción cada vez más violenta y retorcida para dar castigo al culpable de ese hecho iniciático, que con el tiempo transcurrido se ha ido deformando, hasta llegar a un nivel de rencor insoportable para la persona, que siente que la única forma de lograr alivio a su situación es la muerte del culpable. Puede que para ello busque aliados, a los que explica su desesperación y su cometido, haciéndolos cómplices de su venganza. Esos aliados acaso también tengan sus propias furias acumuladas hacia ese infeliz, quien totalmente ajeno a su suerte no sospecha siquiera lo que ese hecho realizado tanto tiempo atrás y del cual es muy poco probable que haya guardado registro, le depara una suerte aterradora. 

 

Publicado en Cuentos | Deja un comentario

Trata de Fotonovela entre Mr. T y Flor de Loto

Publicado en Cuentos | Deja un comentario

LA PRESA (por LA CONDESA ELIZABETH BATHORY)

El hombre se acomodó lo mejor que pudo preparándose para sufrir lo indecible. Tenía la mayoría de los huesos rotos, el ácido había comenzado a hacer su efecto y la piel se le disolvía rápidamente. No duraría mucho, con suerte.

Esa mañana había salido de su choza en búsqueda de presas que luego vendería en la ciudad. Principalmente cazaba nutrias, muy apreciadas por su piel. Pero no rechazaba otras presas, como pumas o monos, aunque en ese caso debía tener cuidado en no lastimarlos ya que su valor residía precisamente en que se vendieran como animales exóticos.

Así que allí estaba, reptando entre los juncos, intentando pasar desapercibido entre la maleza. Cuando de repente la vio. Era gigantesca, de color negro brillante con grandes manchas verdes, su piel estaba recubierta de grandes escamas que al reflejo del sol despedían destellos tornasolados.

El hombre estaba fascinado con la enorme víbora y la miraba como hipnotizado. La serpiente lo miró fijo durante unos segundos que parecieron siglos; las pupilas se le achicaron hasta que solo quedó una pequeña rendija por donde se colaba la luz. El hombre le devolvió la mirada sin inmutarse, casi desafiante.

Luego la víbora comenzó a moverse, primero lentamente, luego cada vez más rápido, en una especie de extraña danza ritual alrededor del hombre. Levantaba y bajaba la cabeza, arqueando el cuerpo en enormes contorsiones, enroscando y desenroscando el cuerpo como un gran espiral.

El hombre miró a su alrededor intentando encontrar una vía de escape, pero pronto se dio cuenta de que no había por dónde: a sus espaldas tenía un árbol inmenso, y a sus lados los juncos formaban una barrera casi impenetrable, solo podía esperar que la víbora atacara pronto y terminar así con el suplicio de la espera.

Ella, obediente, no se hizo rogar. Su extraña danza se hizo cada vez más frenética y de pronto irguió el cuerpo al máximo, abrió las mandíbulas y atacó. El hombre sintió los colmillos hundirse en su carne, desgarrando piel y músculo a su paso. El estallido de dolor se repitió dos veces más, las veces que la víbora volvió a morderlo para tragarlo totalmente. Luego se enroscó lentamente alrededor del árbol y se dispuso a hacer la digestión.

Seis horas después la víbora descendió del árbol. El hombre ya no se movía, ahora solo cabía esperar que los ácidos terminaran su trabajo, para luego escupir el esqueleto pelado.

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Fotonovela entre Mr. T y Flor de Loto

Flor de Loto y Mr. T se conocieron en la clínica del Dr. Avena cuando Mr. T quiso adelgazar para retomar su carrera artística después de la fallida Rocky III. Flor de Loto era Directora de RR PP de la clínica del Dr. Avena.
 
 
 
Finalizado el tratamiento donde Mr. T perdio 30 kilos, volvió a Miami donde retomó su carrera en Hollywood pero nunca pudo olvidar a su adorada Flor de Loto.
 
 
 
Una noche de verano Flor de Loto se encontraba con sus amigas las chicas Super Poderosas, Flor de Lolis, Fleur de Lis y Flor de Luz en el bar Puerta Uno recordando viejas anécdotas cuando de repente
  
 
 
Hizo su aparición fulgurante Mr. T en todo su esplendor!!! Flor de Loto fascinada no lo podía creer!! Se miraron a los ojos, rayos de luna iluminaron sus cabellos, un halo mágico los envolvió en una burbuja donde solo estuvieron ellos largos instantes que parecieron siglos, y que fueron retratados por Flor de Luz para deleite de todos ustedes!
 
 
 

Sin embargo, Mr. T en breve se sintió agobiado por la impactante belleza de Flor de Loto y la presencia de las chicas superpoderosas y huyo tras las palmeras que rodeaban el lugar dejando a Flor de Loto triste y angustiada.

 

 

 

Entonces Flor de Loto buscó refugio de su dolorido corazón en Flor de Lolis, quien la consoló como siempre hacen las amigas, con toda el alma.

 

 

Si quieren saber el final de esta historia… vayan más seguido a Puerta Uno… si los dejan!! jejje

 

 

 

CONTINUARA……

 

 

Publicado en Cuentos | Deja un comentario